miércoles, 31 de diciembre de 2014

Historia incompleta

El lunes siguiente, cuando el anciano abrió la puerta, un equipo de investigación paranomal de la Universidad Jiménez del Oso, le miraba sonriente. Estaban de prácticas, dijeron, habían oído el caso, comentaron, y deseaban, con el permiso del señor, comprobar la veracidad de su afirmación. Consintió el hombre, y el alegre grupo se le instaló en el salón.
Cuatro días tardó el fantasma en aparecerse. Con acento argentino se presentó como el Dr. Gambarti, dijo tener el corazón dividido entre Freud y Jung, y fue dando cita para consulta a todos y cada uno de los miembros del grupo de investigación.
Volvió la joven, interesándose por el desalojo del fantasma.
-!Hija mía!- respondió el anciano - si antes frecuentaba la casa, ahora pasa consulta en el diván del salón.
- He soñado con esta casa... - empezó ella a decir, sin saber muy bien cómo iba a acabar la frase.
- Ummm...yo de sueños no sé nada, pero si quiere le cojo vez para ver al doctor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada